25 de septiembre de 2008

PUERTA NUEVA DE BISAGRA


… ¿CÓMO LLEGAR? …

La Puerta Nueva de Bisagra se encuentra en una de las partes altas de la ciudad. No sé si lo sabéis, pero Toledo está construida sobre una cima, por lo que toda ella es un sin fin de cuestas y callejuelas estrechas.


Si queremos acceder a ella desde cualquiera de las dos estaciones a pie, bien la de tren, bien la de autobús, nos va a tocar subir por una cuesta bastante pindia. Nosotros lo hicimos en pleno mes de Junio, con un calor infernal y tardamos muchísimo, porque se nos hizo muy pesado.


He estado buscando la dirección exacta de la puerta, y me he encontrado con que la sitúan en distintos sitios en función de la página que visites. Yo, guiándome por el Google, os diré que se encuentra al lado en la Glorieta de la Reconquista, y la Puerta Vieja de Bisagra, a escasos metros en la calle Alfonso VI.


Pasan varias líneas de autobús urbano por aquí, por lo que si no queréis cansaros mucho (ya tendréis tiempo de sobre paseando por Toledo), podéis optar por coger una de ellas.




… HISTORIA …

Toledo era una ciudad fortificada y reunía a tres culturas: árabe, cristiana y judía. Se sitúa en una colina sobre el río Tajo, que le proporciona un lugar estratégico y defensivo importante. Fue capital hasta que en el siglo XVI se trasladó definitivamente a Madrid.


Al ser una ciudad fortificada, contaba con una muralla con numerosas puertas de entrada y salida de la ciudad, entre ellas, éstas dos de Bisagra. Entre las demás puertas que podemos encontrar en la ciudad, están:

- Puerta del Sol

- Puerta del Cambrón

- Puerta del Vado

- Puerta de los Doce Cantos

- Puerta de Balmardón

- Puerta de Alarcones

- Puerta de San Martín

- Puerta de Alcántara


La Puerta Vieja de Bisagra formaba parte de la antigua muralla árabe y data del siglo IX. Se construyó durante el reinado de Alfonso VI, y de ahí que también sea conocida con el nombre de Puerta de Alfonso VI.



Carlos V mandó construir la Puerta Nueva de Bisagra, para sustituir la ya existente. Posteriormente fue reconstruida en 1550 por Felipe II.




LA VIEJA PUERTA DE BISAGRA …

La Puerta Vieja de la Bisagra constituye el único resto que ha llegado hasta nuestros días de la antigua muralla de origen árabe. Se trataba de la principal entrada a la ciudad y data del siglo IX.


Todavía hoy conserva su fachada frontal prácticamente tal como fue construida debido a que se tapió durante muchos años después de construirse la Puerta Nueva de Bisagra durante el reinado de Carlos V.


De su fachada destacan los tres arcos de herradura, donde el central, que se eleva sobre los dos arcos laterales, cobija otro arco de herradura y con dintel. Como os he dicho antes, también es conocida como Puerta de Alfonso VI.


Se trata de una puerta mucho más sencilla que la Puerta Nueva de Bisagra, pero con mucho encanto, porque se ve en ella los rasgos musulmanes presentes hace muchos siglos en Toledo.




LA NUEVA PUERTA DE BISAGRA …

La Puerta Nueva de Bisagra se construyó por mandato de Carlos V al haberse quedado “pequeña” la anterior puerta de Bisagra. Posteriormente fue reconstruida durante el reinado de Felipe II por Alonso de Covarrubias, dotándole del estilo renacentista que se observa hoy día.


Actualmente, se trata quizás de una de las puertas más bonitas, conocidas e impresionantes de Toledo, al menos en mi opinión. También puede ser, que después de la caminata que nos dimos para llegar hasta ella, la apreciamos mucho más. Pero la verdad es que impresiona sus dimensiones, robustez, elegancia…


Se trata de dos cuerpos unidos por muros de piedra, a modo de murallas, que dan lugar a un patio central rectangular bastante grande, es por ello por lo que podemos distinguir dos fachadas.


La que se observa desde la glorieta de la Reconquista, se compone de dos torres robustas circulares, en piedra, que te abren paso hasta este patio central, donde actualmente nos encontramos con una estatua de Carlos V. Entre ambas torres, se haya la puerta de acceso, también de grandes dimensiones, pero dando sensación de ser más pequeña al ser comparada con las enormes dimensiones de las torres. Sobre ella, nos encontraremos con el escudo imperial del águila con dos cabezas que Carlos V otorgó a la ciudad de Toledo y con un frontón triangular sobre el que descansa la estatua del ángel cuidador de la ciudad, sosteniendo una espada.


A continuación, tras atravesar el patio central, pasamos bajo el otro “cuerpo”, que dará paso a uno de los barrios antiguos de la ciudad. La fachada interior, se compone también por dos torres que terminan en capiteles piramidales y un escudo entre ellas.





… CURISIDADES …

Toledo, al igual que otras ciudades españolas como Salamanca o Tarragona, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.



… OPINIÓN PERSONAL …

Esta puerta sólo la conocía de oídas, puesto que cuando estuvimos buscando alojamiento, siempre la usaban como referencia “A cinco minutos de la Puerta de Bisagra”, etc… por lo que, decidimos ir a visitarla. Como os he comentado antes, no se nos ocurrió mayor estupidez que subir toda la cuesta andando, casi desde la estación de autobuses, con todo el calor pegando. Es normal, que tardásemos bastante en llegar. Pero mereció la pena.


Me pareció impresionante, mucho más grande de lo que me imaginaba, sobre todo, porque durante todo el día habíamos estado visitando las demás puertas y claro, no tienen nada que ver con ésta. Como dicen en alguna página web, “era digna de un emperador”, refiriendose a Carlos V, y es verdad, es algo así, como el Arco del Triunfo toledano. Una maravilla para los ojos. Sus robustas torres circulares impresionan muchísmo, no así tanto, su patio central, que me pareció bastante simple.