3 de septiembre de 2009

RESTAURANTE HANSEL Y GRETEL

¿Cuántos de vosotros habéis leído el cuento de Hansel y Gretel? Me sirve con que os lo hayan leído o contado… ¿No habéis pensado alguna vez lo genial que sería vivir en una casa así? Llena de dulces, chocolatinas (aunque claro, querríamos la casa sin la bruja :P) y otras cosas similares… los golosos como yo, me entenderán a la perfección…


Bien, yo he estado en la “Casita de chocolate” de la malvada bruja que se quería comer a los dos hermanos que abandonaron en el bosque… ¡y he comido dulces! Cómo no…




En mi viaje a Croacia, he pasado varios días en la ciudad de Zagreb, su capital, porque nos quedamos en casa de una amiga que vive y es de allí. Ya me lo había dicho en muchas ocasiones mientras vivió en Salamanca, que en su ciudad lo típico era salir a las terrazas a tomar helado y tartas. Yo pensé que en España también lo hacemos, pero, al ir allí y sumergirte un poco en su modo de vida (hemos estado conviviendo con croatas 13 días), te das cuentas de que no es igual que en España.


Tienen heladerías y cafeterías por todos sitios y todas las terrazas siempre están repletas de gente de todas las edades, y todas ellas disfrutando de tartas, helados, batidos… Y una cosa que me llamó mucho la atención fue el hecho de lo mucho que se preocupan de cuidar sus terrazas. Creo que la peor terraza que vimos allí, podía ser casi de las mejores de España (me refiero a terrazas de cualquier bar o cafetería, no de lugares de lujo). Todas cuentan con grandes y bonitas sombrillas o toldos, sillones o sillas de mimbre, bonitos y elegantes manteles… y por supuesto nada de publicidad. Y ¿puede ser mejor aún? Por supuesto, ¡son baratas! Al menos para nosotros, porque mis amigos nos comentaban que para ellos no eran baratas.


Este restaurante de Hansel y Gretel es uno de los muchos lugares a los que nos llevaron para probar helado y tartas típicas, pero este sitio me pareció más original que todos los demás.


Por un lado, está el hecho que os comentaba antes de que está ambientado en la “Casita de chocolate” de la bruja malvada del cuento. No exagero, el tejado imita a un montón de golosinas y chocolatinas, las ventanas son galletas... y todo sigue el mismo esquema. Incluso los camareros van vestidos como si de Hansel y Gretel se trataran. Una inmersión completa en el cuento de los hermanos Grimm, porque además, si vas, te vas a dedicar a probar un montón de helados y tartas…



También sirven comidas con típicos platos croatas, aunque yo no os puedo hablar de ello, porque no tuvimos oportunidad de probarlos. Lo que sí os comento es que todos sus productos son orgánicos, todo natural, algo que queda muy claro al entrar… ya que por ejemplo, no sirven Coca Cola…


Las tartas y helados también se hacen todos con productos naturales y nada artificial. Podréis elegir entre varios sabores y la presentación, en mi opinión, es exquisita. Y por último, el precio bastante bueno, al menos, para nosotros. Seguramente para la gente de allí es algo elevado.


Este restaurante cuenta con tres locales. Éste del que os hablo, y que en mi opinión es el que más merece la pena visitar porque es la auténtica “Casita de chocolate” se encuentra en una de las calles más famosas y conocidas de Zagreb, Tkalčićeva, una calle peatonal repleta de terrazas y con un ambiente estupendo, tanto de día como de noche. ¡¡¡Os la recomiendo!!!


Para terminar, os dejo los datos de contacto y su página web, donde podéis ver algunas fotografías de los locales:


Tkalčićeva 70

10000 Zagreb – Croacia

Tfno. +385(14)828999

Página web: www.ivicaimarica.com/